Incapacidad permanente

incapacidad permante

En determinadas circunstancias, normalmente por agotamiento del plazo de incapacidad temporal, a instancias de la mutua o de la entidad gestora las patologías o lesiones que padezca sean de entidad suficiente que le impida realizar las tareas propias de su profesión habitual o cualquier profesión se debe solicitar la incapacidad permanente.

Será valorado por un equipo de valoración de incapacidades que presuntamente debe establecer sus lesiones y la afectación de las capacidades laborales. Si no conceden esta incapacidad desde la notificación se dispone de un plazo de 30 días para interponer reclamación previa. Si ésta es desestimada hay que plantear la acción judicial ante la Jurisdicción Social.

Los distintos grados existentes de incapacidad permanente son los siguientes:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual → una disminución igual o superior al 33% para el ejercicio de la profesión habitual.
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual → Incapacitan al trabajador para su profesión habitual. Puede trabajar en otras profesiones.
  • Incapacidad absoluta para todo trabajo → Imposibilita trabajar o bien se dan factores adicionales que unidos a una incapacidad total permiten calificarla como incapacidad absoluta.
  • Gran invalidez → Precisa asistencia de terceras personas para los actos de la vida diaria.

Es altamente conveniente estar asesorado por abogados y otros profesionales para que podamos ayudarles en estos trámites que exigirán informe médico forense.